Nuestra Iglesia

Nosotros creemos que las Santas Escrituras de el Viejo y Nuevo Testamento es la palabra inspirada de Dios. Las Escrituras son inherentes e infalibles y en conclusión son la autoridad de fe y de práctica. Los 66 libros del Viejo y Nuevo Testamento son la completa y divina revelación de Dios a el hombre. 

 

Creemos que Dios es el Absoluto, infinito, todo poderoso, sabio, eterno Dios, Creador de todo lo existente hoy en día en su forma, quien se hace accesible al hombre por medio de sus atributos, tal como bondad, santidad, omnipresencia, omnipotencia, inmutable, etc. Nosotros creemos que Dios existe en tres personas: Padre, Hijo, y Espíritu Santo; ambos de la misma esencia, atributos, eternos, e iguales en poder. Los tres no siendo tres dioses, pero tres personas en una; pero individuales y distintos de uno al otro. (Gen 1:1, 26; Deut6:4; Salmos 139; Mateo28:19; 2 Corintios 13:14; Hebreos 4:12-13; I Juan5:7; Apocalipsis 1:8, 11, 17-18).

 

Creemos que el hombre fue creado en la imagen de Dios, mentalmente y moralmente (Génesis 1:27) pero no físicamente porque Dios es Espíritu (Juan 4:24). Nosotros creemos que en Adán, el hombre fue creado como creatura inocente, pero que escogió pecar de su propia voluntad, alejándose de Dios, y como cabeza de la humanidad, todos nosotros heredamos de nuestros padres su naturaleza pecadora (Romanos 5:12-19).

 

Creemos que el hombre está completamente depravado e es entonces incapaz de salvarse el mismo (Romanos3:10-12; 5:6-8; Salmos 49:6-8); De tal manera necesitando algún ser limpio de pecado para satisfacer la justicia de Dios en su lugar por el pecado del hombre. Ese ser limpio de  pecado fue nuestro Señor Jesucristo, quien derramo su preciosa sangre para perdonar nuestros pecados (Romanos 3:21-26; 2 Corintios5:21; 1 Pedro 1:18-21; 2:24; 1 Juan 1:7; Hebreos 9:23-28; Efesios 3:20-21).  

 

Creemos, que como el hombre no tiene control sobre su salvación, su trabajo hacia la salvación es completamente insignificante en los ojos del Señor; de cualquier modo, el que cree en El vivirá en santidad y  bendición en gratitud por su salvación, y como testimonio de lo que nuestro Señor puede hacer en las vidas de los que creen en El, para que así los demás vayan hacia El por salvación (Efesios 2:8-9; 1 Pedro 1;15-56; Mateo 5:14-15). La seguridad del creyente descansa entonces por completo en el poder de Dios; Entonces la salvación del hombre es eterna y no puede ser perdida (Juan5:24; 6:37; 10:27-29; Efesios 1:11 Filipenses 1:6; 1pedro 1:4-5; 1 Juan1:11-13).

 

Si usted desea leer la constitucion de nuestra iglesia usted encontrara el documento a continuacion.